arrow
arrow

federer1

El suizo venció por 6-4 y 6-3 al mallorquín y le rompió una racha de 16 victorias consecutivas.

El número 2 del mundo, el suizo Roger Federer, puso fin este domingo a la racha victoriosa de su gran rival, el número 1 español Rafael Nadal, al derrotarlo por 6-4, 6-3 en una hora y 13 minutos en la final del Masters 1000 de Shanghai.

El suizo ganó así su sexto trofeo del año, rompiendo además una racha de 16 victorias consecutivas de Nadal, incluyendo las logradas para llevarse el Abierto de Estados Unidos y el Torneo de Pekín recientemente.

Federer, de 36 años, desplegó hoy la misma táctica que en los anteriores duelos con Nadal: jugar encima de la línea de fondo, buscar tiros ganadores una y otra vez, sin dar ritmo al español y moviéndolo de lado a lado. El suizo levantó su sexto título de la temporada después de Australia, Indian Wells, Miami, Halle y Wimbledon.

Federer se llevó el capítulo 38 de la legendaria rivalidad con 28 winners y apenas 11 errores no forzados. El partido dependió en todo momento de lo que dictaba su raqueta. Nadal, en cambio, terminó con 12 golpes ganadores y 20 errores no forzados.

Todo empezó mal para Nadal, que entregó su saque en el primer juego para ir a remolque. La peor situación ante un Federer inspiradísimo: no concedería al español ni una sola pelota de break y jugaba a la velocidad de la luz. El sexto juego, con su saque, duró apenas 50 segundos. Nadal era todo lo contrario, sin chispa en las piernas.

Federer cerró el primer set en 35 minutos con su séptimo ace en 35 minutos y poco después ya estaba break arriba en el segundo set. Lo consiguió en el quinto juego. A partir de ahí, el suizo aceleró y no dejó escaparla oportunidad para sumar su título número 94, el vigésimo séptimo de Masters 1000.

Nadal siempre fue considerado la "bestia negra" de Federer. Hasta que arrancó la temporada 2017, lucía un 23-10 en el mano a mano, con 14 victorias en las 21 finales que disputaron. Pero el español no encuentra ahora antídoto para la versión 2.0 del suizo.
Este año se midieron en las finales de Australia, Miami y Shanghai y en los octavos de Indian Wells. El balance es de cuatro victorias para Federer con nueve sets a favor y apenas dos en contra.