arrow
arrow

radio one cristina k

Las dio de baja en distintos municipios para evitar que haya internas, con el argumento de que les faltan avales. Cristina Kirchner  bendijo sus listas en la mayoría de los municipios del Conurbano  y dio de baja muchas otras con el argumento de "falta de avales", una decisión que en casi todos los casos terminó favoreciendo a La Cámpora.

La ex Presidenta está convencida de que, de permitir internas de Unidad Ciudadana, el voto podría dispersarse y de ese modo favorecer a otros espacios dejándolos mejor plantados después de las PASO. Por eso, la solución fue vetar decenas de listas.

Los casos de San Martín y Hurlingham -que detalló LPO- anticiparon el rumbo, ya que además tuvieron un peso extra. Es que los intendentes de ambos municipios son las principales espadas de Florencio Randazzo en el Conurbano, por lo que la ex Presidenta decidió darles una dura batalla.

En el caso de Hurlingham, Cristina puso como primer candidato al cuñado del Cuervo Larroque. Se trata de Martín Rodríguez Alberdi, quien actualmente preside el Concejo Deliberante y -si bien no tiene que renovar su banca- lo mandan a revalidar su candidatura y ponerse al hombro una campaña que se avecina agresiva contra el intendente Juanchi Zabaleta, que saltó a las filas de Randazzo. La decisión allí fue no dejar competir a tres listas, presentadas por César Ojeda, Raúl Zurita y Ernesto Fontana.

En San Martín, Cristina ordenó unificar su lista para perjudicar al randazzista Gabriel Katopodis. Hernán Letcher y Alejandro Phatouros llegaron a un acuerdo de lista única que contiene a La Cámpora, Nuevo Encuentro y también a la hija de Oscar Bitz, del peronismo con más llegada a Daniel Scioli. Allí vetó las listas de Cecilia Celler, Sebastián Libonati, Jorge Carrik y José Gerardo Quiroga.

En Tigre, tierra de Sergio Massa, sacó las dos listas que no respondían a La Cámpora, mientras que en el municipio de San Fernando -también massista- bajó la nómina que presentó Alfredo Vivant.

Esta situación se repitió en Ituzaingó (donde le prohibió competir a Ariel Basteiro), en José C. Paz (donde bajó cuatro listas: las de Facundo Quiroga, Lucas Maximiliano Sotelo, Cristian García y Diego Solorzano) y en Moreno donde se determinó "falta de avales" en otras tres (Patricia Rosemberg, Jorge Barreiro y Francisco Montero Bargas).

En Florencio Varela, uno de los pocos distritos en los que Cambiemos irá a internas, bajó la lista de Mabel Bibiano. Sin embargo, como contó LPO, allí se da una situación particular porque habrá una interna en el frente Unidad Ciudadana y La Cámpora apoya la lista que encabeza Héctor Salatino -con llegada a Máximo Kirchner- en contra de la que armó el histórico intendente peronista Julio Pereyra con toda su gente de confianza.

En Quilmes el caso también toma otro color: entre las tres listas que bajó Cristina está la de Alberto De Fazio, uno de los pocos dirigentes que responden a Daniel Scioli. Relegado en la elección, el ex gobernador quedó quinto en la lista kirchnerista de candidatos a diputados nacionales por la Provincia, detrás de Fernanda Vallejos, Roberto Salvarezza, Fernando Espinoza y Vanesa Siley.

En Lanús, municipio donde gobierna uno de los intendentes más fuertes del PRO, Néstor Grindetti, se dieron de baja cuatro listas de Unidad Ciudadana; mientras que en Lomas de Zamora -del aliado Martín Insaurralde- se bajaron otras dos.

La situación se da sobre todo en la Primera y Tercera Sección, donde Cristina pesa más fuerte y concentra su capital político. Sin embargo, también se repitió en algunos municipios del interior bonaerense como Bolívar -donde gobierna el primer candidato a diputado del randazzismo, Bali Bucca- y otros como Necochea, Balcarce, Junín, Chivilcoy, Chacaubuco, General Viamonte y General Villegas.

Fuente: La Politica online