arrow
arrow

SuperCLCHace unos meses cerró la sucursal 25 de Mayo y despidió a un par de empleados. Ahora despidió a 3 de la sucursal que quedó en pie aduciendo crisis. Debe sueldos de varios meses y tiene incumplimientos varios con su personal desde hace rato.

Hace algunos años, no muchos, Zaira Nara llegaba a Bolívar de la mano de la familia Cortese, propietaria de la firma CLC, para reinaugurar la sucursal de Olascoaga y Venezuela, con vinoteca incluida y demás. Pero de ese explendor pasajero y de publicidades en medios importantes a nivel nacional, pronto pasó al incumplimiento en el pago de salarios, aguinaldos, etc.

No es un problema estrictamente de las sucrusales que la empresa tiene (tenía) en Bolívar, ya cerró en varios otros puntos de la provincia y la crisis parece terminal para varios otros más.

Hace alrededor de dos años el Ministerio de Trabajo bonaerense intimó a la firma a que bancarizara el pago del personal de las cursursales locales. Lo hizo; pero duró poco y nada, al menos o a los dos meses ya se comenzaba otra vez a pagar en las sucursales y en forma fraccionada, semanalmente.

El pago de los últimos dos aguinaldos, fraccionados y totalmente fuera de término, llevó al personal a acercarse al Sindidato de Empleados de Comercio, y a través de éste, al Ministerio de Trabajo.

Hubo varias audiencias en Bolívar, alguna incluso en la Delegación Regional Olavarría del mencionado Ministerio; pero nunca aparecieron integrantes de la familia Cortese, sólo sus apoderados.

Se palpaba una situación de crisis, agravada por el momento económico del país, y el malestar en los empleados se fue incrementando al punto que algunos decidieron considerarse despedidos ya a fines del año 2018 por falta de pago. El resto siguió aguantando, todos en la única sucursal que queda, hasta esta semana, cuando llegó el telegrama de despido para 3 (a quienes les comunicaron que les pagarán la mitad de la indemnización por la crisis que atraviesa la empresa), y un cuarto decidió intimar para considerarse despedido.

Desde ayer, y apoyados por el Sindicato de Empleados de Comercio, resolvieron mantenerse en el lugar de trabajo sin atención al público a modo de protesta. En las últimas semanas no habían recibido mercadería, lo cual sumado a los telegramas que llegaron hacen suponer que el final está cerca.

Guillermo Fernández, secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio local, le dijo a LA MAÑANA ayer: “Esto llegó al punto límite, los trabajadores llevan dos meses y medio sin cobrar, se han quedado prácticamente sin mercadería para vender, despidieron a otros tres empleados (quedan 9)”.

Fernández agregó que “me cansé de llamar a Saladillo, logré hablar con los empresarios, me manifestaron que la situación está dura, que están en todas las sucursales con la problemática; en varios lugares incluso les han cortado la luz por falta de pago y no tienen mercadería para abastecer a los puntos de venta que tienen en distintos puntos de la provincia”.

El sindicalista contó que “han despedido gente en todos lados, en Saladillo despidieron a 30, tienen el frigorífico parado, al igual que la planta de alimentos balanceados y la de los pollos, también. Según ellos quieren mantener la fuente de trabajo, quedarse con los supermercados más cercanos a Saladillo y nada más, vender el resto para poder pagar lo que deben”.

Fuente:Diario La Mañana